Y la verdad es…

La verdad es que estas enamorado, que no quieres hablar de ello, que quieres ignorarlo pero que no lo puedes negar y que tampoco lo escondes si se da el momento. La verdad es que ahora estás solo, que ni siquiera sabes de ella cuando antes era parte de tu día, que ni siquiera habláis porque es “mejor” así cuando antes éramos confidentes.

Y la verdad es que todo esto te mata, todo esto te supera en algunos momentos, todo esto también te está haciendo conocer partes de tí escondidas, te está haciendo débil cuando siempre has sido fuerte, te hace sufrir aunque tu orgullo no quiera, te hace ir en contra de tus principios, te hace preguntarte por qué, cuál es el motivo de que ocurra todo esto, por qué tu que siempre fuiste frío e independiente sufres por alguien.

Y la verdad es que te jode porque la quieres (y lo dices en presente) aunque haya pasado ya mucho tiempo porque de la forma en que se marchó aún no puedes hablar en pasado. E intentas buscar el porqué cuando te decía que te quería, el porqué cuando te abrazaba, o cuando te hacía reír, cuando hacíais el amor de la forma más apasionada nunca vista y sobre todo por qué viniste a mí en tus peores momentos, mostrandome tu ser más interior, haciéndome sentir especial junto a tí por ayudarte a estar mejor, por involucrarme contigo hasta el punto de congeniar perfectamente, hasta el punto de querer solo lo mejor para tí, hasta el punto de enamorarme de tí.

🧩

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *